La Boca: “La gente que no se muere por el Covid-19, se está muriendo económicamente”

Alfredo Alberti, Presidente de la Asociación de Vecinos de La Boca
Alfredo Alberti, Presidente de la Asociación de Vecinos de La Boca

Así se refirió Alfredo Alberti,  presidente de la Asociación de Vecinos de La Boca, en una entrevista en diálogo con Sergio Gutiérrez, conductor del programa radial “Edición Calificada”, lunes 14 hs en Zónica +. El barrio La Boca, que está cumpliendo 150 años, sufre por sus locales cerrados y sin fútbol ni turistas.

Escuchar acá la entrevista completa:

Alberti, quien es vecino de este barrio emblemático de CABA, criticó las medidas económicas del Gobierno que obliga el cierre de locales, en sitios turísticos como Caminito. “Es lapidario y frustrante ver al barrio de La Boca en la actualidad afectado por la pandemia. La gente que no se muere por el Covid-19, se está muriendo de angustia y se está muriendo económicamente”.

“En este barrio estimamos que habrá un 20% de negocios que ya no abrirá nunca más. No se puede soportar estos 5 meses de vacaciones forzadas, por eso es muy tétrico el panorama. No es un barrio que pueda sobrevivir a este gobierno de científicos”, remarcó el presidente de la Asociación de Vecinos de La Boca.

Advirtió además la preocupación que tienen la gran mayoría de los que atienden los comercios en Caminito, en las cercanías al club Boca Juniors, de los comercios en general y de los propios vecinos porque “esto tiene como rebote la inseguridad”. – y agregó: “La avenida Pedro de Mendoza está permanentemente clausurada, no se puede proliferar ningún desarrollo económico. Esto es un golpe demasiado fuerte para un barrio tan humilde”.

Alberti es también integrante del Cuerpo Colegiado en la cuenca Matanza Riachuelo, estatuido por la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Con respecto a la administración de esa cuenca (Acumar), comentó que “está funcionando a media máquina. Ya venía mal antes de esta pandemia y ahora está retardado y mucho más lento todo”.

“La cuenca baja es fundamentalmente industrial, tenemos en la desembocadura el polo petroquímico Dock Sud, la zona sur de la provincia de Buenos Aires es muy industrial, tenemos un polo curtiembrero muy importante, y otras industrias que hace que allí el agua es mucho más oscura. En la cuenca alta el problema principal son los pesticidas?? pero no le cambia el color al agua como lo hace la cuenca baja”. 

Sobre la contaminación en el Riachuelo, Alberti criticó que “la voluntad política es no ajustarle los controles a esas empresas”.

“De nuestra asociación estamos hace 12 años luchando, después del fallo de la Corte, para que las resoluciones que marcan los vertidos permitidos sean mucho más exigentes para que los inspectores puedan cambiar la suerte de este Riachuelo y no lo logramos. Todos los administradores de Acumar se van sin lograr sus objetivos, sin ponerle el cascabel al gato, para que las empresas dejen de contaminar como lo vienen haciendo históricamente”, se lamentó este vecino incansable de La Boca, que sin embargo día tras día sigue embanderando su lucha que es la de todos los boquenses.

Autoridades de Gobierno olvidan al Riachuelo y a su gente

Desde Edición Calificada, como vecinos de La Boca, valoramos el esfuerzo y profesionalidad de este vecino, que siempre nos recuerda a todos los ciudadanos que debemos exigir a nuestros gobernantes que cumplan con sus obligaciones.

Entre otras acciones, Alfredo Alberti escribió recientemente una contundente carta dirigida al Presidente de la República, Alberto Fernández; al Gobernador de la Provincia de Buenos Aires,  Axel Kicillof y al Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta.

En su misiva Alberti advierte a Alberto Fernández, Axel Kicillof y a Horacio Rodríguez Larreta que, si bien por supuesto es menester de estos funcionarios sus trabajos de coordinación para paliar la pandemia del Covid-19 en los barrios populares situados en la ribera del río Matanza -Riachuelo, nunca vio a estos representantes de gobierno poniendo el mismo esmero y esfuerzo, para evitar las miles de muertes silenciosas que genera la contaminación de la cuenca Matanza Riachuelo.

En la carta cuestiona que:  “En el organismo ACUMAR ( Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo ), creado por ley 26.168 en 2006, si bien están los representantes legales de estas importantes jurisdicciones a las que les compete el Riachuelo como río de frontera, jamás se juntaron públicamente las máximas autoridades de estos Estados, como extrañamente y para bien lo hacen hoy por el COVID 19, ni siquiera este organismo mostró la férrea voluntad política de cumplir con su objetivo, porque la voluntad política de estos máximos dirigentes históricamente nunca existió, motivo por el cual hubo que apelar a la instancia máxima de la justicia, pero ni aún bajo la citada condena, aparecieron estos altos mandatarios a dar juntos la cara y su compromiso con el tema”.

Vale aclarar la ausencia de trabajo de Acumar se hace “mucho más notable y pecaminosa, a partir del 8 de julio de 2008, cuando la CSJN condenó a los respectivos Estados que estos altos funcionarios representan, a la recomposición y saneamiento de la cuenca Matanza Riachuelo, dando como causa central de esta condena la defensa de la salud de los 6 millones de habitantes que la cuenca posee”.

Edición Calificada